135 años de historia. Libros de visitas de la Orden de Santiago. Cuaderno 3

Autor: Enrique Lillo Alarcón
ISSN 2386-5172 - Serie: XV-17
¡ATENCIÓN! Este artículo está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Además incluimos el ISSN 2386-5172, otorgado por el organismo de ISSN de España para publicaciones seriadas, que acredita que éste es parte de un trabajo más extenso, cuyos artículos aparecen seriados. En virtud de la nueva redacción del artículo 32.1º parágrafo segundo de la Ley de Propiedad Intelectual, la ASOCIACIÓN DE AMIGOS POR LA HISTORIA DE MOTA DEL CUERVO hace mención expresa a la oposición de que sus artículos sobre historia, artículos de opinión, noticias, investigaciones y cualesquiera contenidos propios, bajo el formato texto, audiovisual, fotográfico o sonoro insertos y accesibles en la Página Web, sean reproducidos por terceros amparándose en el límite legal de la cita o reseña, salvo las exclusiones amparadas en la normativa afecta. A tal efecto, en virtud de cuanto antecede, le requerimos para que se ponga en contacto a través de correo electrónico: contacto@historiademota.com con la finalidad de efectuar solicitud al efecto o relacionarle las condiciones y/o extremos sujetos a dicha autorización. Los autores de cada uno de los artículos son los únicos responsables de la información publicada en estos. Más en el Aviso Legal
Enrique Lillo Alarcón
Autor: Enrique Lillo Alarcón

INTRODUCCIÓN

Francisco de León, comendador de Bastimentos del Campo de Montiel, es encargado de realizar visita de las villas de la Orden, en el año 1468, por mandato de don Juan Pacheco Maestre de la Orden de Santiago en aquellas fechas.

La visitación da datos muy concisos de los pueblos visitados, población, si el pueblo está fortificado o cercado, alguna casa de encomienda y las rentas, sin extenderse en la explicación, haciendo los comentarios en breves líneas. Parece que el interés básico de Juan Pacheco, sería el de conocer las fortificaciones, habitantes y las rentas que se percibían, supongo que en la constante que siguió en todos sus gobiernos, de manejar la información y el dinero, en su beneficio.

Aunque la visita se realiza en 1468, la relación de la misma se envía en el año 1490 al entonces Maestre don Alonso de Cárdenas, lo que me lleva a pensar que alguna información puede haber quedado trastocada, en el transcurso de los 22 años pasados desde la visita hasta la relación. Por ello considero que esta visita, hay que mirarla con cierto cuidado a la hora de interpretarla.

Por último, decir que, el Licenciado Diego de la Mota, hace una introducción al libro de visitación y anotaciones en los márgenes del mismo, sobre todo, resumiendo el censo de de vecinos de las villas.

La introducción que contiene el Libro de Visitación es como sigue:

"Relación que fizo Francisco de León, commendador de los Bastimentos del Campo de Montiel, al muy magnífico e virtuoso señor, don Alfonso de Cárdenas, Maestre de la Orden e Cavallería de Santiago, de todas las villas, e fortalesas, e encomyendas, e posesiones de la Provinçia de Castilla, por el señor Maestre don Juan Pacheco, que Dios aya, e por la Orden, del año de sesenta e ocho ..."

La introducción que hace el Licenciado Diego de la Mota, es como sigue:

"Relación que hizo Francisco de León, commendador de Bastimentos de León (confunde León con Campo de Montiel), de su mandado, Al Mui Magnífico y Virtuoso Señor D. Alonso de Cárdenas, Maestre de la Orden, de las villas, fortalezas y encomiendas, que le pertenecían, con arreglo a la visita que hizo el Sr. Maestre D. Juan Pacheco = Año de 1468".

 

La Mota en 1468

Es un lugar decercado:

El visitador es categórico en su afirmación. En 1468, La Mota no tenía cerca, contrariamente a lo que todos habíamos pensado, no estaba protegida, aunque me resisto a  creer que fuera así, ya que, prácticamente, todos los pueblos de su igual, en los alrededores, estaban rodeadas de cerca de mayor o menor categoría. Quizás en un pasado anterior la tuvo y en este año de la visita ya había desaparecido. Existe, en Mota, el topónimo, calle de la cerca, en el extremo de lo que sería el núcleo medieval de la población, lo que nos hace suponer que, en algún momento de su historia, existió. Tampoco debemos dejar de pasar por alto, que la visita se realizó en el año 1468, pero el informe se envió, al Maestre don Alonso de Cárdenas, en fecha muy posterior.

Pertenece a la Cámara del Maestre:

Es decir, todos los diezmos y rentas que se generan, en La Mota, van a parar a las arcas del Maestre y dependen de él. No es, por tanto, encomienda regida por un comendador, lo que le confiere una cierta ventaja, al estar apartada de los posibles abusos que solían cometer los comendadores. El Maestre don Juan Pacheco, nombra un alcaide, quién, en su nombre, administra las rentas de la alcaidía, Pedro de Vitoria; en años posteriores, le sucederá su hijo Juan de Vitoria.

Esta alcaidía comprendía cuatro villas: La Mota, El Quintanar, Villanueva de Alcardete y La Puebla de don Fadrique. Aunque la villa más importante de las cuatro era Villanueva, y con frecuencia se nombra alcaidía de Villanueva, lo cierto es que La Mota siempre aparece en primer lugar, como sucede en esta visita, La Mota aparece en la cabecera y en su contenido aparecen las otras tres. Esta alcaidía, renta cada año 15.000 maravedís. Sirve al Maestre con una lanza. 

Población de La Mota:

Tiene 90 vecinos. No hay que confundir vecinos con población, los vecinos son los cabeza de familia pecheros que pagan sus impuestos. La población se puede cifrar en unos 360 habitantes. Es una villa de tamaño mediano pequeño, comparada con las de alrededor.

 

Manjavacas en 1468

En estas fechas, Manjavacas no pertenecía a La Mota, estaba encuadrada en la encomienda de La Torre de Vejezate, junto con Socuéllamos. Los diezmos van, por tanto, al comendador de ella.

Tiene una población de 6 o 7 vecinos, es decir, unos 24 a 28 habitantes. 

Hasta la fecha, no se conoce con exactitud, el momento de la despoblación de Manjavacas, ahora la podemos acotar entre los años 1468, cuando todavía tiene 6 a 7 vecinos, y 1478, cuando ya no queda nadie en la villa, a excepción de un matrimonio que está al cuidado de la casa de encomienda, encargados de cobrar el portazgo. Por consiguiente en ese período de 10 años, Manjavacas dejó de existir como villa, aunque su memoria y sus descendientes continúan vivos en los habitantes de La Mota, quienes tienen el deber y derecho de continuar su historia.

Tiene allí, la encomienda, una casa llana de aposentamiento. Es decir una casa de alojamiento, para uso de los comendadores, que no está fortificada. 

 

Población de las villas de La Mancha en 1468

Vecinos son los cabeza de familia. La población, en número de habitantes, para esa época en La Mancha, se puede determinar en un intervalo de 3,5 a 4,5 personas por cada vecino pechero; hemos tomado la media de 4 personas por vecino.

La Mota. Tiene 90 vecinos. Alrededor de 360 habitantes.

Manjavacas. Tiene 6 a 7 vecinos. Alrededor de 24 a 28 habitantes.

El Quintanar. Tiene 160 vecinos. Alrededor de 640 habitantes. Contando la población de su arrabal.

Villanueva de Alcardete. Tiene 260 vecinos. Alrededor de 1.040 habitantes.

Miguel Esteban. Tiene 20 vecinos. Alrededor de 80 habitantes.

Villamayor de Santiago. Tiene 200 vecinos. Alrededor de 800 habitantes.

El Toboso. Tiene 140 vecinos. Alrededor de 560 habitantes.

Guzques. Tiene 18 vecinos. Alrededor de 72 habitantes.

Corral de Almaguer. Tiene 300 vecinos. Alrededor de 1.200 habitantes.

Campo de Criptana. Tiene 150 vecinos. Alrededor de 600 habitantes.

Socuéllamos. Tiene 90 vecinos. Alrededor de 360 habitantes.

Los Hinojosos. Tiene 35 vecinos en el de la Orden. Alrededor de 140 habitantes.

Los Hinojosos son dos barrios, uno pertenece a la Orden, el otro al marquesado de Villena. Anteriormente había muchos más vecinos, pero se han ido yendo a Los Hinojosos del marquesado porque allí disfrutan de mayores exenciones fiscales.

Existen unas villas grandes que se destacan sobre las demás, Corral de Almaguer y Villanueva de Alcardete. Les siguen otras villas medianas, Villamayor de Santiago, El Quintanar, Campo de Criptana y El Toboso. Dos villas mediano pequeñas, La Mota y Socuéllamos, posiblemente junto con La Puebla de Almoradiel y La Puebla de don Fadrique, de estas últimas no se mencionan sus vecinos, así como Los Hinojosos que, aunque tiene 35 vecinos en la zona de la Orden, en el conjunto tiene más. Siguen una serie de villas pequeñas, con tendencia a despoblarse en un corto espacio de tiempo, Miguel Esteban que finalmente se libra de la despoblación, Manjavacas que en el transcurso de diez años quedó despoblada, y Guzques que también se despobló.

 

Comendadores, alcaides y personajes en 1468

La Mota

  • Pedro de Vitoria, Alcaide de la Alcaidía de Villanueva - La Mota, fue nombrado por el Maestre don Juan Pacheco. Le sucederá su hijo Juan de Vitoria.

Villanueva de Alcardete

  • García Osorio, Comendador de la encomienda de Villanueva, nombrado por el Maestre don Juan Pacheco.
  • Pedro de Vitoria, Alcaide de la Alcaidía de Villanueva - La Mota.

El Quintanar y La Puebla de don Fadrique

  • Pedro de Vitoria, Alcaide de la Alcaidía de Villanueva - La Mota.

Mirabel y Miguel Esteban

  • Mosén Juan de la Panda el Viejo, Comendador de la encomienda de Mirabel, Miguel Esteban pertenece a ella. El hábito de la Orden de Santiago se lo entregó el Infante don Enrique. La encomienda se la entrega el Maestre don Álvaro de Luna.

Mirabel está despoblado.

Villamayor de Santiago

  • Francisco de Valderrábano, Comendador de la encomienda de Villamayor. Recibió el hábito de Santiago y la encomienda por el Maestre Infante don Enrique. Hermano del comendador de Beas, Fernando González de Valderrábano. 

Pertenecen a esta encomienda, El Toboso y Guzques.

La Puebla de Almoradiel

  • Íñigo López Dávalos, Comendador de la encomienda del Corral de Almaguer y de la encomienda de Villahermosa. Recibió la encomienda por el Maestre don Álvaro de Luna. Hijo del Condestable de Castilla Rui López Dávalos. Famoso humanista y mecenas que vivió en Italia largo tiempo, con una biografía extraordinaria.

La Puebla de Almoradiel pertenecía a la encomienda de Corral de Almaguer.

Campo de Criptana

  • Alfonso de Cáceres, Comendador de la encomienda de Criptana. Recibió la encomienda por el Maestre Infante don Enrique.

Torre de Vejezate

  • Lorenzo Mejía, Comendador de la encomienda de La Torre de Vejezate. Recibió hábito y encomienda por el Prior de Uclés, por carta el Rey Enrique IV, posteriormente confirmada por el Maestre Infante don Enrique. Era hijo del anterior comendador Gómez Mejía.

Pertenecían a esta encomienda, Socuéllamos y Manjavacas.

Los Hinojosos

  • Fernando de Lodares, Comendador de la encomienda de Los Hinojosos. Recibió el hábito y la encomienda del duque de Alburquerque, Maestre don Beltrán de la Cueva.

 

Cercas y fortalezas en 1468

La cerca medieval es el muro que rodea a una villa, dándole un carácter defensivo y jurídico, por un lado la protege de asaltos y robos,  sirve de refugio a los habitantes de su término y por otro lado le confiere un dominio sobre su terreno. Muchas de las villas de la Orden estuvieron cercadas.

Las cercas se hacían de tapia, también llamada tapial, por el cajón de madera que se utilizaba para su construcción. La tapia tenía una medida de 4 codos de largo por 2 de alto, lo que equivale, aproximadamente, a 2 m de largo por 1 m de alto, por tanto, cuando se dice que una cerca es de 2 tapias de alta, se quiere indicar que tiene 2 m de altura. 

Su construcción era muy parecida a los actuales encofrados de hormigón. En la base, se realizaba un zócalo de piedra que sirviera de soporte al tapial y le aislara del suelo. Se fabricaba el tapial, cajón de madera de tipo resinosa, para evitar que el material de construcción quedara adherido a sus paredes. La construcción del cajón era del modo siguiente: se hacían dos paños de tablas de madera, unidas por sus bordes; los paños se colocaban paralelos entre sí, de modo que en su interior se echaba el material; las tablas se unían con los costales, listones de madera de la misma altura que el tapial; para mantener los paños paralelos, durante el proceso de construcción, se usaban unos travesaños o riostras, entre los dos paños.

El cajón se instalaba encima del zócalo de piedra, en su interior se echaba tierra de tipo arcilloso, mezclada con piedras de canto rodado y agua, una o dos personas la iban apisonando con un pisón de madera, para darle consistencia. Después se dejaba secar, se desmontaba el cajón y se continuaba con el siguiente. Las tapias se montaban contrapeadas, al igual que se ponen los ladrillos. En las esquinas, para dar consistencia a la fábrica, se solían poner piedras de cantería o ladrillos. Las cercas de mayor consistencia se fabricaron de cal y canto.           

En esta visita de 1468, La Mota es una villa sin cercar. El visitador usa la palabra decercada, lo que puede significar que tuvo cerca en su día y se retiró o que nunca la tuvo. Queremos pensar que sí la tuvo, ya que muchos de los pueblos de alrededor estaban rodeados de cerca. No hay casa de alcaidía

El Quintanar tiene una cerca de tapias de, aproximadamente, 4 m de altura. No hay casa de alcaidía.

Villanueva de Alcardete no tiene cerca, pero tiene un cortijo fortificado. El cortijo tiene tapias consistentes, están rematadas con un pretil, paseo encima del muro, por donde puede caminar una persona, y almenas para su defensa, lo que le da un aspecto amurallado. Estas tapias llegan hasta la iglesia y forman parte de ella. Los vecinos de Villanueva guardan el trigo y el vino dentro de este cortijo, de modo que tienen construidas cámaras para el trigo y bodegas para el vino. No hay casa de alcaidía, ni de encomienda, ya que ésta se ha formado hace poco tiempo.

Mirabel está despoblada, tiene un monte y una casa de encomienda que se encuentra destruida. En tiempos pasados, fue casa de residencia de los comendadores.

Villamayor de Santiago está cercada, tiene unas buenas tapias rematadas con su pretil y almenas. En una esquina hay dos torres de piedra y un torrejón, todas rematadas con su pretil y almenas. Una parte de la cerca estaba hecha a cal y canto, formando un muro, en su interior había dos casas grandes de bastimento de la Orden, para guardar el pan y el vino que se diezmaba en toda la comarca. Una de las casas estaba construida a cal y canto, la otra construida con unas buenas tapias. 

Cuenta el visitador que el muro y toda la madera que constituirían la construcción de las casas de bastimento, fue destruida por el príncipe Enrique (futuro Enrique IV), en tiempos de las guerras con don Rodrigo Manrique. Tras la batalla de Olmedo en 1445, entre el condestable y favorito del rey Juan II, don Álvaro de Luna, y una coalición de nobles, entre los que se encuentra Rodrigo Manrique, muere el Maestre de la Orden, el Infante don Enrique, dejando vacante la dirección del maestrazgo. Juan II, fuerza el nombramiento de don Álvaro de Luna como Maestre de la Orden, mandando a los Priores y Treces reunirse en Ávila para ello. Rodrigo Manrique se opone a este nombramiento, y realiza incursiones en villas de la Orden, tomando por las armas algunas de ellas. Por consiguiente, es en este año de 1445, cuando el príncipe don Enrique mandaría destruir las casas de bastimento de Villamayor, ya que eran como una fortaleza en el interior de la cerca de la villa.

El visitador, recomienda al Maestre que reconstruya las casas de bastimento porque aún es posible su recuperación, sobre todo la que está construida a cal y canto, conserva las paredes y la madera del suelo.

El Toboso tiene una cerca no muy buena, hecha de tapias, de unos 2,5 m de altura. No hay casa de encomienda.

Guzques no tiene cerca. Hay una casa el comendador que no está fortificada, estaba dañada y los visitadores la mandan reparar.

Corral de Almaguer, la fortaleza que tenía fue destruida. Tiene una casa de encomienda que no está fortificada, había cosas para reparar y se mandó hacer. Cerca de la casa de encomienda, hay una buena casa de bastimento para guardar el trigo, que pertenece al Maestre. Esta casa de bastimento requiere reparaciones urgentes, ya que sino se caerá pronto.

De Puebla de Almoradiel y Puebla de don Fadrique no dice nada respecto a la cerca o casa de encomienda.

Campo de Criptana tenía una fortaleza destruida, que la mandó destruir el Maestre don Álvaro de Luna, quizás por las guerras con el Infante don Enrique y don Rodrigo Manrique, quién atacó los pueblos de La Mancha. En las visitas posteriores de 1478 y 1480, los visitadores, la encuentran medio destruida, pero con la torre del homenaje en pie. Dicen que la mandó destruir el rey don Fernando, quizás dio también la orden el Maestre don  Alonso de Cárdenas, sugerida por Fernando el Católico, también se dice que la acción fue llevada a cabo por gente del concejo de Alcazar de San Juan. Es probable que se mandase destruir en 1468, pero aún hubiera quedado en uso para poder hostigar tropas desde allí, más tarde se volvería mandar destruir por el rey Fernando. 

La Torre de Vejezate. El visitador da la situación que ya conocemos, esta torre está en La Mancha, saliendo del Campo de Montiel, en un campo sin poblado. La torre está fabricada con muros de cal y canto. Las puertas han desaparecido, así como el tejado y la madera de la parte superior, se han caído tres partes de él, la cuarta parte conserva la teja y la madera, bajo éste hay dos buenas cámaras. Toda la torre conserva los suelos hechos de muy buenas maderas, pero se están dañando, por culpa del agua de lluvia que cae en el interior, por la destrucción de gran parte del tejado.

Se mandó al comendador Lorenzo Mejía que la reparase, para lo que se le facilitó 2.000 maravedís de ayuda, provenientes de unas penas que se habían cobrado a unos vecinos de Socuéllamos, como consecuencia de una reyerta que se produjo entre ellos, en la que resultaron heridos y acuchillados algunos de los vecinos. Cuando llega el visitador, Socuéllamos estaba muy revuelto por este acontecimiento.

La torre, tampoco dispone de valla o barrera alguna que la proteja.

A pesar del mandato de reparación, el comendador hizo todo lo contrario de lo mandado y  procedió a su total destrucción. El visitador se dirige al Maestre diciendo que, la torre de esta encomienda, la construyeron en tiempos pasados por alguna buena causa, por tanto, sería cosa justa que el comendador la tuviera reparada y bien hecha, y si la destruyó que la vuelva a construir.

Cerca de esta torre hay una huerta.

Socuéllamos tiene una casa de encomienda no fortificada, de aposentamiento.

Manjavacas tiene otra casa de encomienda no fortificada, de aposentamiento.

El visitador manda, al comendador, que se repare lo que sea menester en ambas casas.

Los Hinojosos tiene una casa de encomienda no fortificada. El visitador manda reparar lo que sea necesario.

 

Rentas, diezmos y lanzas al servicio del Maestre, en 1468

La alcaidía, Villanueva de Alcardete, La Mota, El Quintanar y La Puebla de don Fadrique, rinden cada año 15.000 maravedís. Todas estas villas son de la cámara del señor Maestre, por tanto son de la mesa maestral, las rentas y diezmos son del Maestre. Sirve al Maestre con 1 lanza.

La encomienda de Villanueva de Alcardete, rinde 125.000 maravedís cada año. Al ser una encomienda nueva, no están definidas las lanzas con las que han de servir al Maestre, en el próximo Capítulo de la Orden se deberá hacer.

Los diezmos de la encomienda de Mirabel, de los habitantes de su término como Miguel Esteban, ya que Mirabel está despoblada, van directamente al comendador. Rinde 18.000 maravedís cada año. Sirve al Maestre con 1 lanza.

Miguel Esteban pertenece a la mesa maestral. Tiene un horno que pertenece a la encomienda de Mirabel. 

La encomienda de Villamayor de Santiago, formada por ésta, El Toboso y Guzques, rinde 48.000 maravedís cada año. Sirve al Maestre con 3 lanzas.

La encomienda de Corral de Almaguer, formada por ésta y La Puebla de Almoradiel, rinde 90.000 maravedís cada año. Sirve al Maestre con 4 lanzas.

Los vecinos de la villa del Corral de Almaguer, han tenido de penas, por cortar leña del monte y de la dehesa de La Moheda, 200.000 maravedís. El visitador avisa, al Maestre don Alonso de Cárdenas, que se informe si estas penas las han cobrado los antiguos Maestres, don Juan Pacheco o don Rodrigo Manrique, en caso contrario que las cobre él, ya que pertenecen a la mesa maestral. Aún existe el lugar de La Moheda, situado hacia el noroeste del Corral, cerca de El Calderón, la cañada real Soriana y el arroyo de Los Testillos. Hacer notar, la cantidad de árboles que se cortaron indebidamente, para hacer leña. Esta poda incontrolada de árboles, contribuirá a la deforestación de las villas de La Mancha en el próximo siglo XVI.   

La encomienda de Campo de Criptana rinde 50.000 maravedís cada año. Sirve al Maestre con 2 lanzas.

Por un privilegio del Maestre don Juan Pacheco, el comendador de Campo de Criptana Alfonso de Cáceres, apartó una serna para la encomienda, en un lugar despoblado que se llama San Martín. El visitador informa al Maestre que si la encomienda se queda con esta serna, éste perderá los diezmos que le pertenecen en ese lugar, ya que anteriormente pertenecían a la mesa maestral, y por tanto al Maestre. 

Este lugar despoblado de San Martín que se menciona en la visita, creo que se trata del lugar actual que usa el mismo topónimo. Situado al norte de Tomelloso y en su término, que por aquellas fechas no existía como población, y al sureste de Campo de Criptana, cerca del límite de su término y cerca de la Casa de la Zanahoria.

También informa, al Maestre, que está perdiendo mucho diezmo de trigo, por no poner los mojones que delimitan los términos con Alcazar de San Juan (el visitador claramente se confunde y dice Consuegra en lugar de San Juan). Los de la Orden de San Juan, desde Alcazar, se están metiendo en los terrenos de la Orden de Santiago, que pertenecen al término de Campo de Criptana, por lo que los diezmos que le corresponden al Maestre, los declaran en la Orden de San Juan y se están perdiendo.

La encomienda de La Torre de Vejezate formada por ésta, Socuéllamos y Manjavacas, rinde 102.000 maravedís cada año. Sirve al Maestre con 4 lanzas.

El comendador Lorenzo Mejía, tiene el diezmo de trigo de un labrador rico que vive en el término de Campo de Criptana, lo está cobrando indebidamente ya que pertenece al Maestre. El visitador informa al Maestre para que éste dicte su sentencia. 

La encomienda de Los Hinojosos rindió este año 4.600 maravedís. Sirve al Maestre con 1 lanza.

La encomienda más rica, con mucha diferencia sobre las demás, es la del Corral, le siguen Villanueva de Alcardete y La Torre de Vejezate, con las rentas de Manjavacas y Socuéllamos, ambas encomiendas con similares niveles de renta. Las encomiendas de Campo de Criptana y Villamayor de Santiago, con El Toboso y Guzques, tienen niveles de renta mitad de las anteriores. Mirabel y la Alcaidía, son pobres. Los Hinojosos es la encomienda más pobre de todas, debido a la influencia que ejerce en ella el marquesado.

 

VISITACIÓN DE LA MOTA, AÑO 1468

 

[AHN,OM,UCLÉS,L.1233]   [MICROFILME,NEG.4554] [Archivo original: Caxon 7, Número 2]

Visita realizada en día y mes, desconocidos.

Visitador:

Francisco de León, comendador de Bastimentos del Campo de Montiel.

[Pág. del libro 80, paginación original 38r (xxxviii)]

LA MOTA

Es un lugar deçercado. Y es cámara de vuestra Señoría. Y es de fasta noventa vesinos, pocos más o menos. Y es alcayde de ally y del Quintanar, 

[Pág. del libro 81, paginación original 39v (xxxix)]

Pedro de Bitoria. Rinden estas alcaydías, y la de Villanueva de Alcardete, con la de La Puebla de Don Fadrique, que las tiene él tanbién, que todas gelas dio el Maestre don Juan Pacheco, quynse mill maravedís cada año, pocos más o menos, aunque ago (agora) más rendirá. Y ha de servir, con todas estas alcaydías, con una lança.

EL QUINTANAR

El Quintanar es también cámara de vuestra Señoría. Y avrá en él fasta çiento e sesenta vesinos, pocos más o menos, con arraval e todo. Y la villa es çercada de tapias, de fasta quatro tapias en alto.

VILLANUEVA DE ALCARDETE

Villanueva de Alcardete es de estas alcaydías susodichas. Es una villa de hasta dosyentos e sesenta vesinos, pocos más o menos. Y es deçercada, más tyene un buen cortijo de buenas tapias y petrilado e almenado, fasta dentro en la yglesia. Y ally tyenen todos, los más de los vesinos, todas sus bodegas y cámaras, donde retraen sus hasiendas en tienpo de trabaxo. Esta villa es cámara de vuestra Señoría. Y el Maestre don Juan Pacheco fiso la encomienda. E diola a García de Osorio. E rindió, la renta de esta nueva encomienda, çiento e veynte e çinco mill maravedís el año que la vesitamos, pocos más o menos, e rendirá mucho agora más, segúnd han creçido las 

[Pág. del libro 82, paginación original 39r (xxxix)]

rentas. Non está aún asentado las lanças con que ha de servir, porque esta encomienda fecho de nuevo, fasta que vuestra Señoría lo vea en el Capítulo y remedie lo que más su serviçio sea.

Non tyenen, las alcaydías de estos logares susodichos, casa ninguna, llana nin fuerte anexa a ellas.

MIRABEL

Es comendador de ella, mosén Juan de la Panda, dado el ábito por el señor Ynfante. Y el encomienda por el señor Maestre don Álvaro de Luna. Esta encomienda non es poblado ninguno, salvo un término, que todos los que allí habrán, de las comarcas, han de desmar al comendador. Y tyene allí un monte, y está allí una casa llana derrocada de grandes tienpos, asta en que solían morar los comendadores.

MIGUELL ESTEVAN 

Y tiene el orno de un lugar que llaman Miguell Estevan, de hasta veynte vesinos, pocos más o menos. Y este logar es de la mesa maestral.

Rindió esta encomienda, el año que la vesitamos, dies e ocho mill maravedís, pocos más o menos, e rendirá agora más segúnd han subido las rentas. Y a de servir con una lança.

[Pág. del libro 83, paginación original 40v (xl)]

VILLAMAYOR

Es comendador de ella Françisco de Valderrábano, hermano del comendador de Veas, dado ábito e encomyenda por el señor Ynfante don Enrrique. Esta Villamayor es una villa de hasta dosyentos vesinos, pocos más o menos. Y es çercada de buenas tapias con su petril e almenas. Y al un canto, están dos torres buenas de piedra y un torrejón, petriladas e almenadas. Y estava fecho un atajo de su muro de cal e canto. Y dentro de este muro, estavan dos casas de bastymentos mucho buenas, de los Maestres, donde ençerravan el pan y el vino de toda esta comarca, y la una de estas casas hera de cal e canto y la otra de buenas tapias. Y ansí el atajo como el enmaderamiento, de las dichas casas de bastimentos, mandó derrocar el Rey don Enrrique, pasando por ay, syendo prínçipe, quando las guerras de Rodrigo Manrrique. Sería mucho bueno, que vuestra Señoría mandase haser, estas casas de bastimentos, o a lo menos la de piedra que las paredes están buenas, y los suelos de madera.

EL TOVOSO

Tyene, esta encomienda, 

[Pág. del libro 84, paginación original 40r (xl)]

otro lugar que llaman El Tovoso, que es de hasta de çiento e quarenta vesinos, pocos más o menos. Y tyene una malilla çerca de tapias, de fasta dos tapias e media de alto, nin en Villamayor tyenen esta. Non tyene, el comendador, casa fuerte nin llana nynguna. 

GUSQUES

Tyene, esta encomienda, otro logar que llaman Gusques. Es deçercada. Y de fasta dies e ocho vesinos, pocos más o menos. Y tyene una casa llana ay el comendador, e lo que estava en ella de reparar, mandamos gelo reparar.

Rindió. esta encomyenda, el año que la vesitamos, quarenta e ocho mill maravedís, pocos más o menos. Y agora rendirá más, segúnd an creçido las rentas. Y ha de servir con tres lanças. 

[Pág. del libro 17, paginación original 9v (ix)]

CORRAL DE ALMAGUER

Es una villa de treçientos vesinos, pocos más o menos. E non tyene fortalesa, que fue derrocada. Tiene una casa llana en la villa, e lo que estava de reparar en ella, mandose reparar. Y está çerca de ella una casa de bastymento muy bueno, de vuestra Señoría, para poner el pan e vino que perteneçe a vuestra merçed. Este bastimento está mal

[Pág. del libro 18, paginación original 9r (ix)]

reparado y cunple mucho el reparo de él, que otra mente (nuevamente) caerse a presto.

LA PUEBLA DE ALMORADIEL

Ay, en esta encomienda, otro lugar pequeño, llaman La Puebla de Almoradiel. De este lugar son todos los diesmos del comendador. 

Hera comendador de esta encomienda, al tienpo que la vesitamos, Yñigo Dávalos, proveydo de ella por el señor Maestre don Álvaro de Luna,

VILLAHERMOSA

y tanbién le proveyó, junto con ésta, de la encomyenda de Villahermosa, que es en el Canpo de Montyel, que es un lugar de de hasta çient vesinos, pocos más o menos. Y non es çercado. Y como fue encomyenda nueva, que el señor Ynfante la fiso encomienda, que de antes era mesa maestral, non tyene fortalesa nin casa llana nynguna.

Rindió, esta encomienda, el año que la vesitamos, treynta e çinco mill maravedís, poco más o menos, e rendirá agora mucho más, segúnd han pujado las rentas.

E a de servir con dos lanças.

Rendía la encomyenda de Corral de Almaguer, el año que la vesitamos, noventa mill maravedís,

[Pág. del libro 19, paginación original 10v (x)]

poco más o menos, y agora rendirá mucho más, segúnd han pujado las rentas.

Y a de servir con quatro lanças.

Esta villa del Corral, ha caydo en más de dosientos mill maravedís de penas de leña, que ha vendido de los baldíos y de la dehesa de La Moheda, estos tienpos pasados e agora. Y estas penas son para vuestra Cámara. Vea vuestra Señoría en ello, hasiendo saber sy llevó estas penas, después que vesitamos, el Maestre don Juan Pacheco, o don Rodrigo Manrrique, y sy non las llevaron, puede las, vuestra Señoría, llevar.

LA PUEBLA DE DON FADRIQUE

Es un lugar pequeño de [espacio en blanco, no pone el número] vesinos. Non es encomyenda y anda con el alcaydía de Villanueva de Alcardete. Y este lugar es cámara de vuestra Señoría, y porque es cámara non se puso aquí la renta, porque ninguna renta de la mesa maestral de vuestra Señoría non pongo aquí.

[Pág. del libro 20, paginación original 10r (x)]

CANPO DE QRITANA

Es una villa de çiento e çinquenta vesinos, poco más o menos. E tenía fortalesa, más estava derrocada al tyenpo que la vesitamos, que la avía fecho derrocar el señor Maestre don Álvaro de Luna. Hera comendador de ella Alfonso de Cáçeres, proveydo por el señor Ynfante don Enrrique, y tenía la renunçia ya a su fijo. 

Por una facultad del Maestre don Juan Pacheco, fiso este comendador, un apartamiento de serna para el encomienda, en un lugar despoblado que se llama Sant Martín, y esto, sy ansí pasa, se perderá el diesmo vuestra Señoría, porque syenpre, el diesmo de este lugar despoblado, fue de vuestra mesa maestral. Más pierde, vuestra Señoría, mucho pan de diesmo, en non se declarar los mojones del térmyno que parte con Alcaçar de Consuegra, que es de la Horden de Sant Juan, porque tiene mucho entrada en vuestra Horden, y llevan el diesmo que perteneçe a vuestra Señoría.

Rendía, esta

[Pág. del libro 21, paginación original 11v (xi)]

encomienda, el año que la vesitamos, çinquenta mill maravedís, poco más o menos, e rendirá agora más, segúnd han sobido las rentas.

Y ha de servir con dos lanças.  

[Pág. del libro 77, paginación original 37v (xxxvii)]

LA TORRE DE VEJESATE

Es comendador de ella Lorenço Megía, fijo de Gómes Mexía que era primero comendador de ally, dado el ábito por el Prior de Uclés, por carta del Rey don Enrrique, aunque después le confirmó, el encomienda, el Maestre don Juan Pacheco.

Esta torre está en La Mancha, saliendo del Canpo de Montiel. Y está en un canpo syn ningúnd poblado. Y es de buen muro fuerte de cal y de canto. Y está syn puertas, y lo alto del tejado y madera ninguno de él, está derrocado del todo las tres partes y la otra quarta parte está cobierto de teja y madera, en que están dos cámaras buenas. Toda esta torre tyene muy buenos suelos, de muy buenas maderas. Y dáñase todos de las aguas, por lo que está derrocado del tejado. Mandamos lo reparar al comendador, y aún dimos le para ayuda al reparo, dos mill maravedís de penas, en que cayeron çiertos vesinos de Socuéllamos que se acochillaron e fueron feridos algunos de ellos, y estava todo el lugar rebuelto quando llegamos. Esta torre non tyene ninguna barrera.

Disen me que agora, que donde se avíe de reparar la torre, que la derrocó de todo el comendador. Véalo vuestra Señoría. Que aquella sola torre, que tenía aquel encomienda, que non la ysyeron sin cavsa los pasados. Cosa justa sería,

[Pág. del libro 78, paginación original 37r (xxxvii)]

que la toviese repara (reparada) y fecha el comendador, y si la derrocó que la faga.

Çerca de esta torre, tyene una güerta.

SOCUÉLLAMOS

Tyene, esta encomienda, un lugar que llaman Socuéllamos, que será de hasta noventa vesinos, pocos más o menos. Y tyene en él, una rasonable casa llana de aposentamiento.

MANJAVACAS

Tyene, esta encomienda, otro logar que llaman Manjavacas, que será de hasta seys o syete vesinos. Y tyene en él, otra casa llana de aposentamiento.

Y lo que estava de reparar en estas dos casas, ansí en la una como en la otra, mandamos gelo reparase el comendador.

Lleva, este comendador, çierto pan de diesmo, de un labrador rico que había en término del Canpo de Qritana. Y este diesmo perteneçe a vuestra Señoría. Vuestra merçed provea en ello.

Estava arrendada, esta encomienda, el año que la vesitamos, por çiento e dos mill maravedís, más rendirá agora mucho más, segúnd han pujado las rentas.

Y a de servir con quatro lanças.

LOS HINOJOSOS

Es comendador de ella Ferrando de Lodares. Dado ábito y encomienda por el duque de Alburquerque, que quando se llamava Maestre. 

Estos Hinojosos son dos barrios, el uno es de vuestra Horden y el otro es del marquesado. En el de la Orden avrá asta treynta e çinco vesinos, pocos más o menos, y más solía aver, salvo que sean ydo muchos, al barrio del marquesado, por la gran esençión que tyenen.

Tyene, el comendador allí, una casa llana de la encomienda. Mandamos la reparar lo que en ella estava de reparar.

Rindió esta encomyenda, el año que la vesitamos, quatro mill y seys çientos maravedís, pocos más o menos, e rendirá agora más, segúnd han sobido las rentas.

Y a de servir con una lança.

Por: Enrique Lillo Alarcón
Leída: 1797 veces

¡ATENCIÓN! Todas las condiciones insertadas en la Página Web se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones y/o de las condiciones particulares aplicables a cada servicio se someterán a los Juzgados y Tribunales de la provincia de Cuenca, renunciando expresamente las partes a su fuero. Más en el Aviso Legal