La fortaleza de La Mota, 1478

Autor: Enrique Lillo Alarcón
ISSN 2386-5172 - Serie: XV-9
¡ATENCIÓN! Este artículo está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Además incluimos el ISSN 2386-5172, otorgado por el organismo de ISSN de España para publicaciones seriadas, que acredita que éste es parte de un trabajo más extenso, cuyos artículos aparecen seriados. En virtud de la nueva redacción del artículo 32.1º parágrafo segundo de la Ley de Propiedad Intelectual, la ASOCIACIÓN DE AMIGOS POR LA HISTORIA DE MOTA DEL CUERVO hace mención expresa a la oposición de que sus artículos sobre historia, artículos de opinión, noticias, investigaciones y cualesquiera contenidos propios, bajo el formato texto, audiovisual, fotográfico o sonoro insertos y accesibles en la Página Web, sean reproducidos por terceros amparándose en el límite legal de la cita o reseña, salvo las exclusiones amparadas en la normativa afecta. A tal efecto, en virtud de cuanto antecede, le requerimos para que se ponga en contacto a través de correo electrónico: contacto@historiademota.com con la finalidad de efectuar solicitud al efecto o relacionarle las condiciones y/o extremos sujetos a dicha autorización. Los autores de cada uno de los artículos son los únicos responsables de la información publicada en estos. Más en el Aviso Legal
Enrique Lillo Alarcón
Autor: Enrique Lillo Alarcón

La fortaleza de La Mota

La fortaleza de La Mota

Después de revisar las rentas de la alcaidía, los visitadores, junto con el concejo, acuden a ver la fortaleza de La Mota, situada en el cerro de la villa.

La comitiva toma la calle del castillo, atraviesa la cerca por la puerta del portazgo, el portero se asegura que tienen franco el paso, y suben hasta los restos de lo que fue una imponente fortaleza. 

Los visitadores escuchan las explicaciones del concejo. Fue destruida por el concejo de La Mota, por orden del segundo marqués de Villena, don Diego López Pacheco, hace unos tres años, lo que nos lleva al año de 1475, año de comienzo de la guerra de sucesión castellana, entre Isabel y su hermanastra Juana la Beltraneja. El partido de Juana era, sobre el papel, el más poderoso de la contienda, formado por el rey de Portugal Alfonso V, el arzobispo Carrillo y el marqués de Villena, Diego López Pacheco, finalmente quedó vencido. Al comienzo de la contienda, Diego López Pacheco, no vería con buenos ojos, una fortaleza tan cerca de su señorío de Belmonte, por tanto, en previsión que algún caballero, tropas de la Orden al mando del Maestre don Rodrigo Manrique o de los reyes, se instalasen en esa fortaleza, desde donde podrían hostigar con facilidad sus posesiones, mandó destruirla. El alcaide de La Mota que mandó derrocar la fortaleza, fue Pedro Martínez de Casabermeja, que a su vez era criado o pertenecía a la gente de su padre, el primer marqués de Villena, don Juan Pacheco.

En el año de 1465, el 5 de Junio, se produce la "farsa de Ávila", una serie de nobles castellanos, descontentos con el gobierno y favor que Enrique IV prestaba a Beltrán de la Cueva y a los Mendoza, deciden deponer al rey y nombrar en su lugar al príncipe Alfonso, de 13 años de edad. Comandados por don Juan Pacheco, montan un tablado donde ponen un pelele de madera, representando a Enrique, vestido de luto y con los atributos del rey, la corona, la espada y el bastón de mando. Le acusan de simpatizar con los infieles y de homosexual, y por tanto dicen que su hija Juana no es suya. Después de celebrar la misa, los rebeldes leen en público las acusaciones, el arzobispo de Toledo Carrillo, le retira la corona, el conde de Plasencia Álvaro de Zúñiga, le quita la espada, el conde de Benavente Rodrigo Alonso Pimentel, le quita el bastón de mando, finalmente Diego López de Zúñiga lo tira al suelo, le increpa y le grita ¡A tierra, puto!. El pueblo presente, llora y exclama que el rey ha muerto, siguiendo la farsa. Inmediatamente suben al príncipe Alfonso y lo proclaman rey, como Alfonso XII. Tuvo un breve reinado ya que murió en Cardeñosa, el 5 de Julio de 1468, Juan Pacheco tenía todo el dominio sobre él y sobre el gobierno que ejercía, logrando que le nombrase Maestre de la Orden de Santiago, por tanto con dominio directo sobre La Mota, y a su hermano Pedro Girón, Maestre de la Orden de Calatrava.

A la vista de los anteriores sucesos, no es extraño que este Pedro Martínez de Casabermeja, fuese favorecido en varias ocasiones por el príncipe Alfonso, a través de la mediación de Juan Pacheco, con el nombramiento y confirmación como alcaide de La Mota y la concesión de unas rentas:

  • El príncipe-rey don Alfonso, estando en Valladolid, el 31 de Julio de 1465, nombra alcaide de La Mota a Pedro Martínez de Casabermeja, criado del marqués de Villena, y le da en concepto de salario todas las rentas que la Orden de Santiago poseía en Carmona y Palma.

     [Cat. medieval Archivo Municipal de Carmona, 315, Manuel González Jiménez]

     Tumbo, Provisiones Reales, siglo XV, II.

  • En Valladolid, a 13 de Agosto de 1465, nombramiento de alcaide de La Mota a favor de Pedro Martínez de Casabermeja, criado del marqués de Villena. 

     [Cat. medieval Archivo Municipal de Carmona, 317, Manuel González Jiménez].

  • Estando el príncipe-rey Alfonso en Ávila, el 15 de Noviembre de 1465, manda a los concejos de Carmona y Palma que entreguen a Pedro Martínez de Casabermeja, las rentas de los donadíos que la Orden de Santiago poseía en estas villas.

     [Cat. medieval Archivo Municipal de Carmona, 320, Manuel González Jiménez].

     Copia incluida en las AC, 1466, julio 28.

  • Baeza 20 de julio de 1466. El marqués de Villena ruega al concejo de Carmona que entregue a su criado Pedro Martínez de Casabermeja, el pan del donadío del Silvar, del que le había hecho merced el rey.

     [Cat. medieval Archivo Municipal de Carmona, 336, Manuel González Jiménez].

      Provisiones Reales Varios, siglo XV, II

  • Baeza 21 de julio de 1466. Poder de Pedro Martínez de Casabermeja, vecino de Sevilla, a favor de su hijo Lorenzo Martínez al que nombra recaudador en Carmona de las rentas de los donadíos que la Orden de Santiago tenía en la villa.

     [Cat. medieval Archivo Municipal de Carmona, 338, Manuel González Jiménez].

      Copia incluida en AC, 1466, julio 28 

[Las tres referencias pertenecen al libro "El príncipe don Alfonso y su itinerario ...", D. Juan Torres Fontes]

Esta situación de poder sobre la fortaleza, la sumisión y obediencia que debía a Juan Pacheco como criado, harían extremadamente fácil la destrucción de la misma.

Esta guerra de sucesión, fue el fin de muchas de las fortalezas que se habían construido como defensa de los moros, en los tiempos en que La Mancha era lugar fronterizo, habiendo campeado durante más de dos siglos en estos lugares.

¿Dónde estaba situada la fortaleza?

Los visitadores vieron sus restos en 1478, dicen que se encuentra en el cerro de la villa.

En el Libro de Respuestas del Catastro del marqués de la Ensenada, realizado en La Mota el 27 de mayo de 1752, cuando se refieren las rentas que cobra la alcaidía de Aguilarejo, se dice expresamente que uno de los 15 molinos, que están situados en las lomas y rivera de la villa, paga el mencal, consistente en 2 fanegas de trigo, que a su valor de 18 reales la fanega, son 36 reales. Este molino pagaba el mencal, por estar situado en el espacio que ocupaba el castillo.

Ubicación del Castillo

El tiempo borró la memoria, pero debemos recuperarla. Una suposición, que comparto con José Manuel González Mujeriego, si tomamos la calle del Castillo, cruzamos la carretera y giramos a la derecha, llegamos hasta una plataforma en las faldas del monte, allí parece existir un camino antiguo que sube hasta la derecha del Zurdo, siendo el punto más alto de La Sierra y punto geodésico. Creo que allí pudo estar la fortaleza de La Mota.

[Signatura: AHN,OM,UCLÉS,L.1063]

Por: Enrique Lillo Alarcón
Leída: 1307 veces

¡ATENCIÓN! Todas las condiciones insertadas en la Página Web se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones y/o de las condiciones particulares aplicables a cada servicio se someterán a los Juzgados y Tribunales de la provincia de Cuenca, renunciando expresamente las partes a su fuero. Más en el Aviso Legal