El rescate de don Miguel de Cervantes

Autor: Enrique Lillo Alarcón
ISSN 2386-5172 - Serie: XVI-25
¡ATENCIÓN! Este artículo está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Además incluimos el ISSN 2386-5172, otorgado por el organismo de ISSN de España para publicaciones seriadas, que acredita que éste es parte de un trabajo más extenso, cuyos artículos aparecen seriados. En virtud de la nueva redacción del artículo 32.1º parágrafo segundo de la Ley de Propiedad Intelectual, la ASOCIACIÓN DE AMIGOS POR LA HISTORIA DE MOTA DEL CUERVO hace mención expresa a la oposición de que sus artículos sobre historia, artículos de opinión, noticias, investigaciones y cualesquiera contenidos propios, bajo el formato texto, audiovisual, fotográfico o sonoro insertos y accesibles en la Página Web, sean reproducidos por terceros amparándose en el límite legal de la cita o reseña, salvo las exclusiones amparadas en la normativa afecta. A tal efecto, en virtud de cuanto antecede, le requerimos para que se ponga en contacto a través de correo electrónico: contacto@historiademota.com con la finalidad de efectuar solicitud al efecto o relacionarle las condiciones y/o extremos sujetos a dicha autorización. Los autores de cada uno de los artículos son los únicos responsables de la información publicada en estos. Más en el Aviso Legal
Enrique Lillo Alarcón
Autor: Enrique Lillo Alarcón

Asiento del pago del rescate de Miguel de Cervantes, cautivo en Argel
[AHN,CODICES,L.118]

Miguel de Cervantes, siempre generoso, cedió el puesto a su hermano Rodrigo para ser liberado, ya que el dinero no llegaba para los dos.
No esperó para ser rescatado, inconformista trató de escapar en varias ocasiones, sufrió prisión en los baños de Argel.

Don Miguel de Cervantes
Don Miguel de Cervantes.

Con motivo del cuarto centenario de la publicación de la segunda parte de su obra maestra, “El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha”, he comenzado la transcripción de los manuscritos de los libros de las redenciones de cautivos de Argel, buscando quizás algo nuevo que mencionar en un tema muy rebuscado por investigadores e historiadores, si no lo encuentro, al menos me queda el consuelo de transcribir literalmente desde la fuente verdadera, no sobre un texto de autor que pueda haber cambiado o interpretado alguna palabra o frase que modifique claramente el sentido del texto.

De este modo, publico en mi blog, el asiento de pago de dineros que la familia de Miguel de Cervantes entregó a los frailes trinitarios que iban a realizar el rescate, para más tarde escribir un artículo sobre todo el recorrido que hicieron, en la preparación del viaje y recolección de dineros por gran parte de la geografía castellana y andaluza, artículo que espero que aparezca en alguno de los medios de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo, a la que pertenezco, bien en la página web, facebook o revista.

El 31 de julio del año 1579, los frailes de la Orden de la Santísima Trinidad, encargados del rescate de cautivos de Argel que se iba a producir el próximo año de 1580, fray Antón de la Bella y fray Juan Gil, se encontraban en la villa de Madrid, junto con ellos el escribano del rescate, que actuaba como notario, dando fe y relacionando todo lo que acontecía en los preparativos del dicho rescate, Pedro de Anaya y Zúñiga.

Desde la vecina Alcalá de Henares, de cuya villa eran vecinas, se acercaron hasta la recién nombrada capital del reino, Madrid, dos mujeres doña Leonor de Cortinas y doña Andrea de Cervantes, madre y hermana, respectivamente, de don Miguel.
Cervantes mantuvo una relación muy estrecha con las mujeres a lo largo de su vida, especialmente con las de su familia. Mantenía un vínculo cariñoso con su madre, quien se esforzó por su hijo para sacarle del cautiverio, llegando a altas instancias y pidiendo dineros prestados para contribuir a su rescate. Hija de un rico labrador de Arganda, casó con don Rodrigo Cervantes, de profesión cirujano o sangrador, trabajo que no le proporcionaba las rentas suficientes para vivir holgado, en numerosas ocasiones fue la madre la que sacó adelante a la numerosa familia que eran los Cervantes.
El texto que relacionó el escribano dice que era viuda, cosa a todas luces falso, ya que don Rodrigo falleció el año de 1585, 6 años después de la fecha que nos ocupa de 1579. ¿Porqué miente doña Leonor sobre su condición?, es probable que después de recorrer multitud de estamentos y visitar personas, para solicitar socorro de rescate para su hijo Miguel, no le pareciese mal decir que era viuda, de modo que estuvieran más dispuestos a ayudarla, o quizás, se mantuvo tanto tiempo separada de su marido, cuando éste buscaba trabajo para mantener tan larga familia, que es probable que se considerara ya de esa condición.

Andrea de Cervantes, era su hermana mayor. Debió ser una hermosa mujer, o como Cleopatra VII la reina de Egipto, una mujer con las condiciones necesarias para enamorar a los hombres. Como quiera que fuera, conoció en Sevilla a un hijo de familia noble extremeña, Nicolás de Ovando, un antepasado fraile homónimo fue el primer Gobernador de las recién descubiertas Indias, en La Española. Los novios quizás fueron presentados por un familiar de Nicolás, Melchora de Ovando y Figueroa de quien, probablemente sería amiga Andrea. Nicolás dio promesa de matrimonio a Andrea, cosa que incumplió debido a que su madre se oponía a ello, a pesar que estaba muy enamorado ya que dejó, por amor, sus estudios de leyes, profesión que ejercieron su padre y su abuelo, fruto de este amor tuvieron una hija, Constanza. Finalmente, Nicolás no se casó con ella, Andrea le denunció por la promesa incumplida y este accedió a dar los apellidos a la niña, entregando, al tiempo, una cantidad de dinero a su padre Rodrigo. La niña tomó los apellidos Ovando y Figueroa, los mismos que Melchora, la presunta amiga de su madre; Miguel usó Costanza en una de sus más famosas Novelas Ejemplares, La Gitanilla. Constanza vivió tiempo con sus tíos, el matrimonio Catalina de Salazar y Miguel de Cervantes.
Después Andrea usó este método de promesa de matrimonio en alguna otra ocasión, por lo que se le ha recriminado en algunos escritos. Yo pienso que quedó muy dolida de su primer fracaso amoroso, creo que estuvo muy enamorada de Nicolás y el resto de su vida actuó con despecho ante los pretendientes que llamaron a su puerta.

Madre y hermana entregaron a los dos frailes trinitarios, en presencia del escribano, la cantidad de 300 ducados, de a once reales el ducado (1 real contenía 34 maravedís, luego 11 reales son 374 maravedís; 1 ducado eran 11 reales y 1 maravedí, por tanto 1 ducado son 375 maravedís), esta cantidad hacía un montante de 112.500 maravedís.
Su madre doña Leonor de Cortinas, puso 250 ducados, su hermana doña Andrea de Cervantes puso 50 ducados, que entregaron a los frailes en sendas obligaciones y cartas de pago, con el encargo de rescatar a Miguel, el escribano expidió dos recibos por la entrega de las cantidades referidas.
Actuaron como testigos, Juan de Cuadras, Juan de la Peña, corredor, y Juan Rodríguez.

Ambas mujeres, en este acto, dan referencias de Miguel de Cervantes a los frailes trinitarios, dicen que es vecino de la villa de Alcalá de Henares, que está en poder de Alí Mamí, capitán de los bajeles del gobernador turco, el bey de Argel Azán Bajá. Tiene una edad de 33 años, que debe tomarse como aproximada, nació en 1547 y estamos en 1579. Está manco de la mano izquierda.

Argel, reconstrucción del baño del Rey. Aguafuerte de Vallejo
Argel, reconstrucción del baño del Rey. Aguafuerte de Vallejo
Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra. Luis Astrana Marín
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Finalmente, en 1580, fray Antón de la Bella regresó con cautivos a España, permaneciendo fray Juan Gil unos meses más en Argel, consiguiendo rescatar a más cautivos hasta que acabó con todo el dinero que llevaba y dejando cartas de pago por otros otros muchos, consiguiendo rescatar en el último momento a Miguel de Cervantes, ya que su dueño en ese momento, el propio Azán Bajá, se había cansado de sus intentos de fuga y pensaba embarcarlo inmediatamente a Constantinopla.

De este modo fray Juan Gil de la Orden de la Santísima Trinidad de Redención de Cautivos, consiguió recuperar para la posteridad. al más famoso literato del Siglo de Oro Español, don Miguel de Cervantes Saavedra y su personaje don Quixote de la Mancha, cuyo lugar que no se quiso acordar es Mota del Cuervo.

Transcripción del manuscrito

[En el margen izquierdo] Miguel de Cerbantes, vezino de la villa de Alcalá

E después de lo susodicho, en la dicha villa de Madrid, a treynta e un días del mes de julio del dicho año, en presençia de mí el presente escrivano e testigos de yuso escriptos, resçibieron, los dichos padres fray Juan Gil e fray Antón de la Bella, trezientos ducados de a onze reales cada ducado, que suman çiento y doze myll y quinientos maravedís, los dozientos y çinquenta ducados de mano de doña Leonor de Cortinas, biuda muger que fue de Rodrigo de Ceruantes, y los çinquenta ducados de doña Andrea de Çeruantes, vezinas de Alcalá, estantes en esta corte para ayuda del rescate de Miguel de Çerbantes, vezino de la dicha villa, hijo y ermano de las susodichas, que está captiuo en Argel, en poder de Alí Mamí, capitán de los bageles de la armada del Rey de Argel, que es de hedad de treynta e tres años, manco de la mano yzquierda. Y de ellos otorgaron dos obligaçiones, y cartas de pago, y reçibo de los dichos maravedís, ante my el presente escrivano, siendo testigos, Juan de Quadras, y Juan de la Peña, corredor, e Juan Rodríguez, estantes en esta corte. En fee de lo qual, lo firmaron los dichos religiossos e yo, el dicho escrivano.

[Firmas] Fr. Juan Gil / Fr. Antón de la Bella / Pasó ante my Pedro de Anaya y Çuñiga, escrivano.

[En el margen derecho, c x ii U d]

Por: Enrique Lillo Alarcón
Leída: 94 veces

¡ATENCIÓN! Todas las condiciones insertadas en la Página Web se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones y/o de las condiciones particulares aplicables a cada servicio se someterán a los Juzgados y Tribunales de la provincia de Cuenca, renunciando expresamente las partes a su fuero. Más en el Aviso Legal