El escudo de Fernando el Católico en la Tercia Real de Mota del Cuervo

Autor: Enrique Lillo Alarcón
ISSN 2386-5172 - Serie: XVI-29
¡ATENCIÓN! Este artículo está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Además incluimos el ISSN 2386-5172, otorgado por el organismo de ISSN de España para publicaciones seriadas, que acredita que éste es parte de un trabajo más extenso, cuyos artículos aparecen seriados. En virtud de la nueva redacción del artículo 32.1º parágrafo segundo de la Ley de Propiedad Intelectual, la ASOCIACIÓN DE AMIGOS POR LA HISTORIA DE MOTA DEL CUERVO hace mención expresa a la oposición de que sus artículos sobre historia, artículos de opinión, noticias, investigaciones y cualesquiera contenidos propios, bajo el formato texto, audiovisual, fotográfico o sonoro insertos y accesibles en la Página Web, sean reproducidos por terceros amparándose en el límite legal de la cita o reseña, salvo las exclusiones amparadas en la normativa afecta. A tal efecto, en virtud de cuanto antecede, le requerimos para que se ponga en contacto a través de correo electrónico: contacto@historiademota.com con la finalidad de efectuar solicitud al efecto o relacionarle las condiciones y/o extremos sujetos a dicha autorización. Los autores de cada uno de los artículos son los únicos responsables de la información publicada en estos. Más en el Aviso Legal
Enrique Lillo Alarcón
Autor: Enrique Lillo Alarcón

Han sido meses de investigación, preguntándonos cómo sería el escudo real que está situado encima del arco de medio punto de la puerta principal de La Tercia Real de Mota del Cuervo. He comprobado documentos, mirado y remirado una y otra vez el escudo, fotografías dando el sol de un lado y del otro, ahora, finalmente, podemos dar solución a lo que escondía su piedra arenisca, tan dañada por el tiempo.

Este estudio se incluirá en uno más amplio sobre este edificio singular de La Mota, donde se dará cumplida respuesta a su nombre Casa de Bastimento o Tercia Real, cuándo se construyó, cómo se edificó, cuánto costaron parte de los elementos que lo constituían, qué alojaba en su interior …
Adelantar que estas Tercias Reales, fueron construidas en las villas de la Mancha Santiaguista (me gusta decirlo así, porque define perfectamente el área y los pueblos contenidos en él), a principios del s. XVI, en el estudio que se hará sobre ellas, daré todos los datos y argumentos pertinentes que lo testifican. Así se edificaron en Villanueva de Alcardete, La Puebla de don Fadrique, Campo de Criptana, La Mota, Villamayor, El Toboso …

Cuando se cumple el 500 aniversario del fallecimiento del rey Católico, Fernando II de Aragón, 23 de enero de 1516 en Madrigalejo, presento este estudio que ya realicé hace algún tiempo, como homenaje a él y al escudo tan singular que tuvo el valor de colocar en un edificio tan representativo, que no volvió a poner en parte alguna.

El escudo real

Las Tercias Reales construidas en la Mancha Santiaguista, dispusieron de un escudo real encima de la puerta principal de la misma.

“E un arco de cantería muy bueno, con las armas reales de Sus Altezas sobre él, con su escarçan, e con sus puertas e çerraduras, conforme a la dicha obra.”
[AHN,OM,UCLÉS, L.1070]

Efectivamente, debía aparecer el escudo real de Sus Altezas, los Reyes Católicos, justo encima de la puerta principal, al menos eso es lo que decían los visitadores de la Orden.
Este escudo de Isabel y Fernando es el que todos conocemos: primer y cuarto cuarteles para Isabel, con las armas de Castilla y León; segundo y tercero cuarteles para Fernando, con Aragón y Sicilia; en el vértice Granada, conquista y posesión de Castilla. Pero el destino cambió el rumbo del escudo a representar, y sucedió que el 26 de noviembre de 1504, murió Isabel en Medina del Campo a consecuencia de una hidropesía provocada por un cáncer de útero.

Hasta la fecha del fallecimiento de Isabel ambos reyes ostentaban el cargo de Administradores de la Orden de Santiago, concesión que habían obtenido del Papa Borgia Alejandro VI.
Como tales Administradores eran propietarios de las rentas y diezmos de la Mesa Maestral, que, hasta la fecha, se venían guardando en las cámaras de casas particulares o en Casas de Bastimento, propiedad de la Orden, en las contadas villas que disponían de ellas, si no estaban destruidas y abandonadas, como también sucedía con frecuencia.

A comienzos del s.XVI se inicia la construcción de edificios en las villas que no disponían de ellas. Al mismo tiempo, también por concesión papal de Alejandro VI, los reyes tenían derecho al impuesto de la tercia real, consistente en las dos novenas partes de los diezmos de la iglesia. Así se sumaron en los Reyes Católicos los dos impuestos, diezmos de la Mesa Maestral y tercia real, por consiguiente parece que podían ejercer el derecho de incluir su escudo real en la puerta principal del edificio.

Desaparecida Isabel, Fernando asumió el cargo de Administrador de la Orden de Santiago, por encima de su hija Juana y su yerno Felipe el Hermoso, no dejando el cargo hasta su fallecimiento el 23 de enero de 1516, sucediéndole más tarde su nieto Carlos, sin mediar ningún otro monarca en este intervalo de tiempo.

El escudo real que aparece en La Tercia de La Mota, afirmamos pues que pertenece al administrador único y perpetuo de la Orden, Fernando el Católico:
Primer y cuarto cuarteles, Aragón y Sicilia.
Segundo y tercer cuarteles, Campo de Francia (flores de lis en oro en azur) correspondiente a la Casa de Anjou y Cruz de Jerusalén en oro.
El escudo presenta una cruz alcolada y florenzada o flordelisada (en la parte posterior y rematada en flores de lis), el símbolo de la cruz de Santiago.
Rematado en su parte superior y costados con un alfiz en relieve, con adorno de bolas medievales, en su interior, bordeando el escudo en todos sus lados excepto en el inferior.

Escudo de Fernando el Católico. Tercia Real de la Mota del Cuervo
Escudo de Fernando el Católico
Tercia Real de la Mota del Cuervo

¿Porqué usó Fernando este escudo?

Desde mi punto de vista, Fernando quiso expresar en este escudo lo que no fue en el pasado y lo que quería ser en el futuro, es un escudo muy particular y poco convencional que no he visto en otro sitio, refleja su espíritu audaz, astuto y ambicioso que le acompañó durante su vida, El Príncipe de Maquiavelo.

Desde la concordia de Segovia el 15 de enero de 1475, una vez que Isabel se auto proclama reina de Castilla en ausencia de su marido, relega a Fernando a un segundo plano en el gobierno del Reino, aunque parece que toman decisiones conjuntas, es Isabel la que hace predominar su voluntad en la mayoría de los acontecimientos. Desde esta misma perspectiva, el escudo de ambos tiene en el primer y cuarto cuarteles Castilla y León. Creo que un hombre y rey, de finales de la Edad Media, con el espíritu de Fernando, se quiso quitar esta carga de años de no ser la persona dominante en el gobierno.

Después de muerta Isabel y siendo Administrador único de la Orden, puso en el escudo de La Tercia Real de La Mota sus armas, Aragón y Sicilia, en el primer y cuarto cuarteles, Sicilia por cesión de su padre Juan II, Aragón a la muerte de éste.
Los segundo y tercer cuarteles, flores de lis en azur, correspondientes a la Casa de Anjou y la Cruz de Jerusalén, a mi parecer, tienen un doble significado:

En primer lugar, representan el Reino de Nápoles. Carlos I rey de Sicilia y Nápoles, Conde de Anjou y Rey de Jerusalén fue el propietario de ese escudo que usaron con algunas variantes sus descendientes. En 1282, Pedro III de Aragón entró en guerra con él, conquistando Sicilia y haciendo que solo gobernase en Nápoles. En febrero de 1443, tras numerosos intentos fallidos, Alfonso V de Aragón termina por conquistarla. En 1495, Carlos VIII de Francia lo recupera.
En 1504, el mismo año del fallecimiento de Isabel, Fernando vuelve a hacerse con el trono de Nápoles de sus antepasados, tan querido para él y donde puso grandes medios políticos, económicos, militares, para su conquista sobre el rey francés Luis XII. Estaba orgulloso de su triunfo, especialmente sobre Francia, no en vano, toda la política de matrimonios de sus hijos, tuvo el objetivo de aislar a Francia ante el resto de potencias europeas, por ello quería mostrar al mundo lo antiguo de su linaje en Nápoles y su victoria sobre Francia, así que tomó su escudo.

En segundo lugar, Fernando había conseguido neutralizar el apoyo de los franceses a su yerno Felipe el Hermoso, mediante el Tratado de Blois firmado con el mismo Luis XII de Francia, a consecuencia de este tratado contrajo matrimonio con la sobrina del rey, Germana de Foix, en octubre de 1505, no hacía un año que Isabel había fallecido. El regalo de boda de Luis XII fue la cesión de los derechos dinásticos del trono de Nápoles (aunque Fernando ya lo había conquistado) para Germana de Foix, concediendo a Fernando el título de Rey de Jerusalén, a ellos y a los hijos que resultasen de este matrimonio. Así vemos que se vuelven a reunir en Fernando el escudo de Nápoles y la cruz de Jerusalén.

Es por ello que Fernando tuvo dos grandes motivos para usar esa representación en el escudo real de La Tercia Real de La Mota.
¿Puede ser considerado como una venganza personal de Fernando a su mujer Isabel, por haber tenido que soportar un escudo real donde estaba relegado a un segundo plano?.
¿Fue tan importante para él la unidad nacional cuando casó con Germana de Foix, sin haberse cumplido un año del fallecimiento de Isabel, con el objetivo de dar un heredero a Aragón?, ¿qué hubiese ocurrido si el niño que tuvieron no hubiese muerto a las pocas horas?.

La Cruz flordelisada en la parte posterior del escudo, representa la cruz de la Orden de Santiago como propietaria del edificio de bastimento.
El alfiz en relieve y los adornos de bolas son los típicos usados en la época isabelina.

Representación del escudo real
Representación del escudo real
Es tan singular que no está puesto en ningún otro lugar

Por: Enrique Lillo Alarcón
Leída: 468 veces

¡ATENCIÓN! Todas las condiciones insertadas en la Página Web se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones y/o de las condiciones particulares aplicables a cada servicio se someterán a los Juzgados y Tribunales de la provincia de Cuenca, renunciando expresamente las partes a su fuero. Más en el Aviso Legal